lunes, 3 de enero de 2011

Minutos gallináceos

Ayer me crucé con Paco2. Yo acababa de salir a pasear. Ibamos por una acera estrecha, por nuestro caminito habitual de los paseos. Mi hermana detrás con su hijo, yo delante con los míos. Él caminaba con su hija en dirección contraria a la mía, me lo tenía que topar de frente. Le reconocí a lo lejos porque tiene una forma muy peculiar de caminar, erguido, con las manos en los bolsillos, muy estiloso él.

Como siempre hago cuando me topo con un ex, intenté hacerme la loca pero no: la acera era demasiado estrecha. Así que cuando lo tenía a dos pasos levanté la vista. En cuestión de medio segundo saqué dos conclusiones:

Una: sigue con esa costumbre de mirar fijamente y su media-sonrisita-particular. Cuando yo le conocí, con 19 años, me decía muy cuco que yo era de las pocas chicas que era capaz de mantenerle la mirada. Claro, yo ipsofacto me derretía. Ahora ya resulta algo lelo.

Dos: ¡se ha dejado barba! Bien no le queda. No sólo porque le hace más viejo -que creo yo que ronda los 46 lo menos- sino porque está lleno de canas. Muy mal, Paco2, muy mal (aún así ya digo que sigue siendo estiloso y conserva su parecido con el actor John Lone)

El caso es que le dije Hola y nada más, porque ni loca me paro a darle dos besos. Cuando ya pasó de largo me chischeó mi hermana:

- Oye, ¿ese era Paco2?
- Siiiii.
- Pues le he reconocido cuando le tenía justo encima. ¡Se ha dejado barba!
- Jajaja, que feo.
- Le he reconocido por la miradita así como mmmmm que te ha echado.
- Jijijiji.

Al cruzar la esquina, digo:
- Oye, hermana ¿y cómo estoy?
Ella me echa una de sus miradas valorativas y responde: pues ... guapa ... con los labios rojos y el flequillo así como lo llevas ... estás así como muy... como muy ... chic.

Me encanta. Quien diga que no, miente como una bellaca. Es horrorosamente placentero estar muy chic cuando te cruzas con un ex. Un placer exquisito con mijitas de rencor (mijitas pequeñas, ya no hacen daño). Mijitas del tipo: Mira gilipollas, lo que te has perdido.

2 comentarios:

Maiko 舞子 dijo...

jejejejjeeje, yo en una cena de instituto, iba toda guapisima de la muerte, mis amigas de aquella epoca, si aquellas que triunfaban tanto, ya no eran lo que eran, les había salido algún que otro flotador, bastante alejadas de la moda, y unos pelos poco deseables, yo si había cambiado de ser el patito feo a un digamos cisne apañao.
Me encontré con ex, y con aquellos que me hicieron el corazón a trozos, pero cual fué mi asombro que mi ex me dijo:
Estas guapisima....
y yo contesté, pues por aquí parece ser que ser calvo es la nueva moda, y las triunfadoras, ya no lo son tanto,,,,,,
besosssssssssssssssssss

seibra dijo...

jajaja, me encanta, es que te imagino. Y lo bien que sienta esa pequeña venganza, ¿verdad?

Besos, querida cisne, de otra ex-patito feo.