lunes, 5 de noviembre de 2012

Gafapastas!!!

Me preguntaron hace días que por qué no me gustan los gafapastas. No es que no me gusten, tan radical no soy, pero los gafapastas que conozco me resultan un poco cargantes y pesaditos y prefiero obviarlos. Con E. tenia la broma de los gafapastas y el cine iraní: esas películas lentas y preciosistas en las que nunca pasa nada. Eso es un gafapasta. Un tipo que entra en éxtasis con el cine iraní. (También hay cineastas en otros continentes: muy gafapasta es Terrence Malick y aquí en este país, Isabel Coixet, insigne gafapasta por todos querida).

Yo me juntaba con gafapastas en mis tiempos e iba al teatro con ellos. Pero al teatro a ver obras raritas donde hay actores que aullan, gimen y deambulan desnudos por escena. Yo, cuando miraba obras de esas, en aquellos tiempos, no sabía si maravillarme de tanta CULTURA o mondarme de risa por el ridículo. Como siempre he sido tan discreta -o cobarde, según se mire- me quedaba calladita y esperaba a la salida, después de encender el cigarrillo, a ver quién decía algo. Lo malo de las obras de teatro raritas es que nunca sabes cómo acertar y quedar bien: si las criticas, malo; si las alabas, peor. Por eso ya no me junto con gafapastas, por no saber a qué atenerme con ellos.

Y también, qué coño, que soy bastante bruta y me gusta que la CULTURA me la den bien cocinada. A mi me gusta el cine de Hollywood de toda la vida, donde pasan cosas, se pegan tiros, se dan puñetazos, se besa y se muere la gente lo normal. Y las obras de teatro donde te ríes o te estremeces porque es lo que pone el guión y los actores lo actúan, como debe ser. Y las novelas donde pasan cosas también no ese Murakami que de leerlo languideces (que me perdone maiKO  decir estas herejías).

Nunca he llevado gafas -espero no llevarlas de vieja- y huyo de los gafapastas como de la peste. Si alguna vez me topo con alguno y empieza a contarme gafapastadas, que se agarre los machos porque ya, a mis años, ya no me voy a quedarme callada y reírle las gracias.

7 comentarios:

Sara dijo...

Pues chocala(desde el movil no se poner acentos pero es 1 esdrujula y esta tambien). Coincido plenamente contigo. Soy una enamorada del cine pero de ese...del que se entiende. Mis dos vecinos gafapastas me miran por eso con desden pero he aprendido a vivir con ello...:-P

Mar dijo...

Choca esos cinco!!! Oye, que me gusta que una de mis blogueras favoritas coincida en este tema conmigo.

Besos.

James dijo...

Para inentendibles ya están las mujeres y la vida, obvio.
Besos

Sara dijo...

Einn...como era eso?

May Mercurio dijo...

Ya quería opinar el lunes, pero me dije, va da igual que me enrollaré, pero ahora será que sí, sí (jajaja)
Tengo que decirte Mar que el último párrafo me sigue haciendo reír, te imagino pisoteándoles las gafas, y con ello obvio crac crac, adios cristales y a lo Clint Eastwood en versión fermenina, con poderío, no lo puedo evitar jajaja :)

Al tema gafapastas, a ver yo tampoco los soporto, pero mi visión de gafapastosos, no es exactamente como el tuyo, pero tienen su núcleo muuy similar.. y ahora, tachán tachán, me gusta el cine iraní, (las pocas que he visto) no llevo gafas ni soy una intelectualoide refinada y de lo mas in, ni defiendo obras o espectáculos de teatro todos desnudos y devorando hígados de pollo por qué queda de lo más "transgresor" y guay, que de tanto en tanto sueltan cuatro frases digamos impactantes para quedar ahí trascendentales, con una música casi al borde de la locura y blabla bla, no,generalmente no me mola..
Me gusta el cine que me llegue, ya está, puede suceder veloz, con disparos, amores fatales, misterios, ciencia ficción, violencia, o simplemente con un ritmo leento, pausado.. a veces no sueceden más cosas en una mañana por ir veloz de aquí para allá, más bien se pierden a veces detalles esenciales con esa urgencia de acción, tampoco salen mejor unos garbanzos en una olla expres que afuego lento, si ambos llevan sustancia, ricos estarán ambos, no sé, la pedanteria y el ír de lo más guay defendiendo porque queda cool y sin argumentos sólidos y si enciman llevan gafas de pastas, y parecen más robots(coño, que algunos parecen que no tengan pasión ni vida de los sosos que son) que húmanos = esos son mi gafpastosos/as.
bESOS!

Mar dijo...

James, no entendí nada!!!! Un besazo.

May... es que me encantan tus comentarios, nena. Has definido a la perfección tu concepto de gafapasta. Lo del cine iraní es sólo una coña. Por supuesto hay cine iraní maravilloso y cine petardo, igual que el cine made in Hollywood.

Oye, que me encanta que te pases por aquí. Un beso.

May Mercurio dijo...

Mar, jaja, ahora capto lo de cine iraní jaja ains qué alelá, o yo qué se que soy a veces, ya me extrañó a mí, me dijé qué raro que el cine iraní le tenga esa manía cuando hy algunas películas con condimento y cuando por tu manera de escribir se nota que valoras, saboreas y ves lo hermoso de los momentos pausados, sencillos, de la vida.

Y a mí me encanta como escribes !