miércoles, 29 de octubre de 2014

Mi top-ten de clásicos españoles en B/N

10. Pequeñeces (Juan de Orduña, 1950). Es un dramón como la copa de un pino, con una moralina beata que tira para atrás pero me encanta. Aurora Bautista crea el personaje más tremendo del drama español. Madre que pasa de su hijo, frívola, adúltera, histérica, caprichosa, malvada y sin corazón. Carlos Larrañaga cuando era pipiolo hace de niño adorable, pelín vomitivo, pero que penita ver cómo su madre le ignora. En una escena le dan el premio al mejor alumno y su madre no asiste al acto y glups.
Dramamamá agobiando a su niño

9. Morena Clara (Florián Rey, 1936 y Luis Lucía, 1954). No se qué versión me gusta más, las dos cuentan la misma historia condescendiente con payos, gitanos y algo que parece Andalucía con arte y salero pero qué más da. Te ríes (si no eres un gafapasta serio y aburriiido). La versión de 1936 tiene a ese enorme cómico que fue Miguel Ligero, encasillado pero grande y la de 1954 tiene a Fernán Gómez haciendo de Fernán Gómez, que tiene hasta gracia. Pero, sobre todo, no se con qué artista quedarme porque muero con las dos. Imperio o Lola. Lola o Imperio.

Lola camelándose a su señoría

Imperio aguantando a Regalito


8. Calle Mayor (Juan Antonio Bardem, 1956). Una historia seca como el invierno mesetario y tristísima sobre tipos crueles y chicas anodinas y solitarias. Y un retrato de costumbres eróticas de los años 50, imaginen qué erotismo chungo: roces, hipocresía, miradas y mucho deseo reprimido. Ella (Betsy Blair) se aferra a él como a un clavo ardiendo. Él (José Suárez) es un cabrón que se aburría.

Lo que pasa cuando los cabrones se aburren

7. La caza (Carlos Saura, 1966). Perfecta. Simple y perfecta. Palpas el calor y la boca seca y esa nausea que provocan los cubalibres que no quitan la sed. Sientes el aburrimiento y la mala leche. Alfredo Mayo era el actor con la mejor cara de capullo-con-mala-leche del cine español y en La caza lo borda. Palpas el odio que a tres minutos del final estalla y te quedas sin respiración.

Cansado de la caza menor

6. Atraco a las tres (Jose María Forqué, 1962). Te ríes por no llorar porque ésta es una película llena de desgraciados y es comedia. Para ser redonda debería acabar mal pero no eran tiempos y en el fondo una agradece que acabe bien porque a esos pringaos se les adora desde que aparecen en pantalla. Como casi todo el buen cine español de esos tiempos: crueldad en vena pero con anestesia.

Sin anestesia y con el jefe detrás

5. La tía Tula (Miguel Picazo, 1964). De nuevo Aurora Bautista comiéndose al resto del reparto y ocupando toda la pantalla. Era capaz de hacer soberbio un personaje tan espartano como Tula y era capaz de dotarlo de un erotismo brutal sin despeinarse el moño perfecto. Igual que Calle Mayor, retrata la vida provinciana y la represión sexual de la época y burla la censura con elegancia.

Cuñadisimos

4. La vida en un hilo (Edgar Neville, 1945) Ya he escrito de ella porque es una comedia deliciosa que no tiene nada que envidiar a las películas de Lubistch. Ni a muchas comedias actuales porque tiene un estilo moderno, frívolo y descarado. Para que luego digan que el cine español era rancio y aburrido.
El encuentro, en un hilo

3. El Tigre de Chamberí (Pedro Luis Ramírez, 1958). Bueno, ésta podría considerarse rancia pero yo tengo debilidad por Tony Leblanc haciendo de tío jeta, por Jose Luis Ozores haciendo de tonto con buen corazón y por Antonio Garisa haciendo de empresario de medio pelo pero espabilao. Que son clichés, vale. Que es no es Toro Salvaje, pues bueno. A mi me encanta.

Cómo no adorar a estos perdedores

2. Viridiana (Luis Buñuel, 1961). A mi me gusta, me enloquece Buñuel y pongo Viridiana porque es la mejor entre las que rodó en España y en B/N. Qué escribir de ella. Bestia. Bruta. Sexo, miseria, hambre, amargura, represión, todo a lo bestia.  Con Paco Rabal rebosando virilidad, con Fernando Rey intentando destilarla y con uno de los finales más sexuales del cine.

Silvia, Margarita y Paco

1. El extraño viaje (Fernando Fernán Gómez, 1964). Ojalá a Rafaela Aparicio le hubieran dado más papeles así y ojalá películas como ésta se conocieran más. Tramas que se entrecruzan, que pasean por todos los registros: terror, suspense, policíaco, picaresca, costumbrismo (del cutre y pueblerino), erotismo del malsano (todo en aquella España era erotismo malsano)... La película redonda y desconocida. Triste.

Ese tenso almuerzo dominical



4 comentarios:

Alejandro DOM dijo...

En esto no puedo acompañarte, así de ignorante soy.
Pero tomo nota de tus gustos como guía.
Un beso grande

Nicky Sciavo dijo...

Joder! Qué ignorante me acabo de sentir, no conozco ni una :s

Aunque sí leí a Unamuno, por obligación en el cole...

Quizá busque la peli :)

Mar dijo...

Alejandro, yo ignoro todo del cine argentino en B/N y en color tampoco te creas que voy muy puesta.

Mar dijo...

Nicky, es una brillante adaptación de Unamuno. Y bueno, algunas pelis que he puesto son bastante desconocidas.