domingo, 12 de octubre de 2014

Histéricos

En los días de ruido y furia los histéricos salen hasta debajo de las piedras. A mi, los histéricos, sobre todo si los conozco, me ponen de muy mala leche, porque no me dejan ni hacer un chiste. Me da rabia tener que contenerme y parecer muy seria y compungida, porque aquí donde me ven, tan segura y tan lista, a mi me importa el qué dirán.

Yo conozco personalmente a varios histéricos, hombres y mujeres, y son el coñazo que los no-histéricos sabemos bien. Son gente compungida y agorera, ya digo, y hablan, hablan, hablan y no se callan.

Mi estrategia con los histéricos es la siguiente (si no la cuento, reviento): hago como la que les escucha (yo es que soy muy asertiva) y hago como que les sigo la corriente. Porque hay que tener muy en cuenta que a un histérico NUNCA le puedes llevar la contraria. A no ser que le quieras dar carrete eterno. Si a un histérico le argumentas algo mínimamente racional, ya tienes monserga para horas. Los histéricos no atienden a razones y les va la marcha. No se si se creen que cuando llegue el fin del mundo su cantinela seguirá perdurando en el cosmos.

Conozco histéricos de todo pelaje e ideología. Es que la histeria tiene un plus democrático que te cagas. Lo que ocurre es que yo les paso desapercibida (que es de lo que se trata) y ellos no saben que les tengo calaos. No se si se dan cuenta cómo me resbalan todas sus teorías conspirativas, sus angustias apocalípticas, sus eternos estados alterados, sus cabreos con el ser, el no-ser y con todo lo que se menea.

Como soy una optimista inmunda, a menudo creo que acabaré contagiándoles mi ecuanimidad y mi sosiego vital. Yo no les digo ni pío, porque si le dices a un histérico que se calme y se relaje, te manda directamente a la mierda. Pero creo que al no seguirles el rollo les envío un mensaje de "paso de tus gilipolleces" que no significa que pase de ellos. Joder, es que algunos hasta me caen bien.

2 comentarios:

Alejandro G. dijo...

Me encantó la entrada, entendí tu estrategia, pero no sé bien a qué le llamas histérico.
Saludos

Mar dijo...

Gracias, Alejandro, lástima no haberme explicado bien. Me refiero a gente fanática y con tendencia a entrar en modo pánico ante circunstancias adversas.

Saludos.