jueves, 11 de noviembre de 2010

Mrs Oates y Don Camilo

¡Qué magnífica novela, la de la señora Oates! La hija del sepulturero me ha durado más de lo que pensé, porque hubo días que no la leí y noches en que leía dos páginas y ya tenía que apagar la luz de sueño.

Una amiga me ha recomendado Blonde, como me fio mucho de su criterio literario, se que será una estupenda novela, pero me echa para atrás saber que es una historia muy real y muy desgraciada. Ya veremos.

Ahora tengo entre manos al inefable Don Camilo y al no menos inefable Pepón. Hace mucho pusieron en la sesión de tarde de los sábados el ciclo de Gino Cervi y Fernandel, maravillosas comedias que ya poca gente recuerda (pero si E.). Tenía muchas ganas de leer los cuentos de Giovanni Guareschi -en foto tiene una formidable pinta de buena gente y sobre todo, de honesto y coherente- . El libro lo he tomado en préstamo, estaba en una estantería olvidado, quién sabe cuándo iba a volver a leerse. Un libro olvidado y sin leer es casi un crimen cultural. Prometo devolverlo, dentro de un año, si Dios quiere.

2 comentarios:

Maiko 舞妓 dijo...

Niñaaaaaaaaaaa!!!!! ya me estaba preocupando, pero leerte, me ha quitado toda preocupación interna que me estaba ya floreciendo.
El otro día regalé La hija del Sepulturero, además fué gracioso, porque empecé por La casa de las bellas durmientes, con cara de estreñia me dice NO, luego entonces dije bien, como tienes esa cara de pedorra voy al ataque,
Venus de las Pieles....... NO, y se puso blanca.
História de O...... se volvió verde, a ver tiene Usted algo de Masoch o de Sade, es que si no tiene nada, me voy a algo mas normalito..... y ya se puso colorá y dijo entredientes refunfuñando, y con voz ronca de mala leche, : Esa lectura no es muy usual.... jajajajjajaja casi me meo, entonces con cara de angelito del infierno le digo enga, la hija del sepulturero y De lo que estoy hablando cuando hablo de correr', con eso será mas que suficiente je je je je je je je
besitos cor me alegro que estés biennnnn
muakss

seibra dijo...

Jajajaja, mira que eres requetemala. Aunque algunas dependientas de librerías se lo merecen por incultas. Es que me encantaría verte en accion, niña.

Estuve muy liada estos días y por eso no escribía, pero todo va estupendamente. Espero que tú también estes bien, cariño mío. Un besote muy fuerte.