jueves, 21 de octubre de 2010

Erótica obsesiva

Ningún acontecimiento erótico existe aislado, para ser experimentado sólo una vez y luego olvidado. Lo erótico existe sólo en la memoria: recordado, reimaginado, revivido una y otra vez en un presente incesante.
JOYCE CAROL OATES


Leyendo La hija del sepulturero -lentamente, voy por la mitad y la disfruto, me voy a hacer fan de esta escritora-, encontré este fragmento. Rebecca, la protagonista, tiene su primer encuentro sexual con Tignor, el que será su marido (no desvelo nada de la trama); esa primera experiencia la deja caótica y extasiada, aunque no fuera perfecta. 

Los grandes momentos eróticos de la biografía, polvos monumentales, orgasmos que te llevan al punto de las lágrimas; pero también polvos mediocres con personas que deseaste hasta morir; y también juegos eróticos y de seducción, encuentros, citas, planes previos a las citas... todo eso existe porque se puede revivir una y otra vez. ¿Fuimos plenamente conscientes de disfrutarlos en el preciso momento en que se producían? ¿O más bien el recuerdo de los momentos gloriosos es lo que de verdad nos lleva a la felicidad?

Nunca me he excitado recordando "acontecimientos eróticos", más bien me han servido para quedarme dormida por las noches. Los días aburridos o tristes los he usado para entretenerme, o consolarme. A veces los he revivido de manera obsesiva y agotadora. A veces los he dejado muy desgastados y ya casi ni me sirven. A veces redescubro alguno, muy remoto o muy escondido o estratégicamente olvidado para no sufrir.
Sean como sean ahí están, sin nostalgias, formando parte de la memoria y en un cajón especial.

2 comentarios:

Maiko 舞妓 dijo...

Yo el año pasado tuve en mis manos, la hija del enterrador, de Elisabeth Bloom, que casualidad, un libro de similitud en el Titulo. Creo que no tiene nada que ver en su história......
Estoy recordando eso mismo que dices, a veces, desgastamos tanto las escenas, que cuandoq queremos recordarlas de nuevo, están muy escondidas.

Te acuerdas cuando pensamos en , " TRES" jajajajjajaa uhmmmmm, habría sido una buena escena.... me meo toaaaa.
Besos eternos corazón

seibra dijo...

Pues te recomiendo también esta novela, dicen de la autora que es una aspirante al Nobel de literatura y la verdad que me lo creo. Es muy buena y nada aburrida (que hay cada Nobel tostón...).

Las escenas imaginadas o soñadas también tienen su lugar, de alguna manera se viven, verdad? Lo importante es no caer en la nostalgia ni en las lamentaciones.

Gracias por visitarme, cariño mío. Besos y buen fin de semana.