sábado, 30 de octubre de 2010

En Tosantos(+Halloween)

Mi leyenda de Bécquer favorita es El monte de las ánimas, que transcurre en la Noche de Difuntos. De adolescente, me llevaba el libro -un tomito precioso en papel de seda- al campo y me sentaba a leerlo junto a un arroyo. Es la leche: leer El monte de las ánimas, junto al bosque galería, con hojas de alisos que caen y un rumor semisiniestro... pasaba yo un miedo muy dulce.

Ahora vamos al Mercado, que abre por la tarde, y compramos castañas y frutos secos. Venden también chirimoyas, granadas, caña de azúcar, el Mercado se pone a reventar. Los niños van disfrazados y también algunas pandillas de gente joven. Me encanta la mezcla. Compras castañas asadas junto a un niño vestido de calavera.

Me gusta Halloween y me importa un pimiento que sea una fiesta importada. Se combina muy bien con nuestra tradición de la Noche de Difuntos, tradición que ya se iba olvidando: contar cuentos de miedo esa noche y no pegar ojo. Ahora no se cuentan cuentos, pero los niños se dan la fiesta con sus disfraces y por la tele ponen pelis de terror (que  yo no veo por miedosa, pero el caso es que las ponen).

Asi que al Mercado con disfraz y si caen caramelos junto a las castañas, mejor que mejor. (No soy una brujita, porque ni soy físicamente pequeña ni mucho menos una bruja -y además es un término muy cursi-,  pero la foto me la hice para E.)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

cago en la???' que esta entrada no la he visto??? toc toc es seibra????? jajajajjaja eres mas grande que el universo, E. tiene que morirse de la risa y derretirse contigo, eres genial!!!!
besosss.
A mi también me importa un pimiento.....

seibra dijo...

Ey, pero ese no es mi pelo!!!

(pero si que se derrite y yo con Él, jijiji -risa tonta-)

Y tu si que eres genial y bonita y de to. besotes mil.