sábado, 18 de agosto de 2012

Más sobre las 50 sombras y la novela romántica

Como tooodo el mundo echaba pestes con la novela del verano, confieso que la he leído con espíritu disidente. Disidente y absolutamente vainilla. Me gusta hacer de abogado del diablo, es una debilidad que tengo. Y además, no he querido cometer la torpeza de leerla en plan: soy una entendida en cuestiones BDSM y E.L.James, tú a mi qué me vas a contar.

Por eso, con espíritu humilde, puro y limpio, saqué las conclusiones del anterior post: seguro que hay lectoras a las que, después de leer las escenas eróticas de la novela, se sienten atraídas por juegos de corte BDSM. Sólo juegos, no digo que vayan a hacerse sumisas o Amas. Lo cual, jugar, creo que es muy saludable tanto para la vida sexual de esas teóricas lectoras como para la imagen del BDSM en sí.

¿La novela da una imagen sublimada de las relaciones Amo /sumisa? Pues casi igual que muchos de esos blogs llenos de poesía y corazoncitos. Diría más, casi las mismas sensaciones que da la GRAN NOVELA (nefasta novela) que es Historia de O, que todo el mundo BDSM ha leído y glosa por doquier. ¿Hace mal? A Don Quijote sí que le hicieron mal sus lecturas.

No soy lectora de novela romántica pero confieso que a veces me zampo horrendas pelis románticas como ésta o ésta. Otra debilidad. Y mientras las veo y un par de horas después me dura la tontería del príncipe azul y el AMOR. Son reacciones naturales hasta que vuelve la vida real. Me ocurrió lo mismo mientras leía las Cincuenta sombras. Durante un rato flotaba en nubes de algodón e imaginaba lo romaaantica que es la Dominación masculina. Ya digo, un rato dura la tontería. Y supongo que a muchas lectoras de las Cincuenta sombras les pasará lo mismo: sueños de una hora (que para eso está la novela de evasión) y luego, a otra cosa mariposa. Y no caigamos en la trampa de identificar lectora de novela rosa = mujer tonta.

¿Van a caer falsas sumisas como moscas en las redes de un falso BDSM? Por culpa de las Cincuenta sombras de Grey no lo creo. La soledad, la incomunicación, el desamor, la tristeza... ahí tienen algunos motivos de muchas mujeres que buscan a su Amo Azul. Motivos que llevan mucho tiempo existiendo y una novela no creo los vaya a aumentar o a disminuir.

7 comentarios:

shurime dijo...

Ains como te entiendo..... Hay dos libros que me han horrorizado... El código da Vinci me lo recomendaron de tal modo que me lo compre... Acabo en medio del pasillo del avión que iba de París a Sanghai con el comentario ¡Que mierda de libro! Uno de mis mejores orgasmos y creo que fue múltiple... ;) cuando lo deposite en la basura de la sala de aduanas en Sanghai...... Y este bodrio lo empece porque vamos parecía el no va mas..... Asi que .... Que placer apretar la tecla érase de mi ebook.... Infumables los dos para mi y bueno no quiero saber nada del resto de la trilogía, creo que mi libro del verano volverá a ser Don Camilo :p

May Mercurio dijo...

Hola Mar, yo no he leído las 50 Sombras pero si tengo un dibujo bastante bien perfilado de qué va, por opiniones de gente en sus blogs, algo de mi ituición también..(tampoco es complicado jaja)
Estoy bastante de acuerdo contigo en varios puntos, tampoco creo que leer novelas rosas sea de tontas,(no es mi tipo de lectura, pero uno de mis libros favoritos, no le falta el romanticismo ni tampoco lo carnal y pasional "El Amante de Lady Chatterley", que me lo he leído 6 o 7 veces por lo menos, desde que tenía unos 17 años)pues en toda mujer, hay que admitir hay un puntito ingenuo o soñador, teñido un poquillo de novelita rosa, o romanticismo, claro, dependerá de si ese puntito se vive a lo grande como si fuera su bandera o el leitmotiv de su vida,o si simplemente es una pequeña evasión, tontería, un momento de fantaseo y chim pum. No, no está ligado a que la mujer que engulle sin parar novelas rosas y crea en el amor de "príncipe rescata princesa en apuros o desvalida" sea tonta, pero si que creo que en algunas, seguro que si hay un condicionamiento fuerte y muy convencional de lo que debe ser una relación amorosa, y pueden caer o caen en clichés que empachan. Yo lo veo limitador desde mi humilde opinión.
Historia de O, no la he leído, y la película me pareció un aburrimiento de narices.

Creo que los motivos de mujers que buscan su Amo Azul, no, no será por esta 50 sOMBRAS,pero tampoco creo que sea por soledad, tristeza, incomunicaciónn, desamor, creo que es más bien desconocimiento de ellas mismas o por enfocar toda su energía de vida, o que sea prioritaria en el amor, o creerse estribillos de canción que dicen "Sin tí no soy nada", o ser más importante sentirse amadas que amarse a ellas mismas, o quizás no saber estar solas con ellas mismas.

Un beso!

sonndemmar dijo...

María pues mira, yo si que creo que van a caer "falsas sumisas" por un tubo... Como "falsos amos" tbn... Es intrínseco a la naturaleza humana va en el Adn eso de la meter la nariz en el saco de la curiosidad...

Mientras sea para jugar y explorar ese otro tipo de disfrute de su sexualidad me parece incluso positivo. Igual viviendo determinados juegos en carne propia se dan cuenta de una vez que no estamos tan locos...

Besos nublosos... Me asaltan mares de dudas.... ;)

Mar dijo...

shurime, qué horroroso resultó ser El Código da Vinci, cierto. Fíjate que me gustó más la película... Pero si, para criticar algo, primero hay que leerlo, hasta con placer masoquista.

Un beso.

Mar dijo...

May, tu análisis sobre las motivaciones a buscar el Amo azul es más acertado que el mío, me quedo con él.

Las niñas que fuimos estuvimos condicionadas desde que vimos la peli de Cenicienta made in Disney. No se ahora con las nuevas heroínas Pixar (la pelirroja de Brave, por ej.) cómo saldrá la nueva generación.

Mil gracias por tu aportación.Un beso.

Mar dijo...

sonndemmar, por eso digo que no entiendo el problema de los falsos Amos y sumisas si sólo se limita a jugar y quitar estigmas al mundo BDSM.

Un besazo, aquí también anda el día de nubes y calor húmedo, otra vez tenemos levante.

alicantebdsm dijo...

Completamente de acuerdo con su reflexión (con ambas) sobre esta novela. Tanto en la descripción que hace de ella, el comentario sobre los blogs bdsm rosas que tanto abundan, y especialmente la reflexión final sobre los motivos que llevan a la gente a relaciones confusas.

Un placer leerla, ahora que descubrimos su blog :)