miércoles, 25 de julio de 2012

Yo quería ser Esther


Por sus coletas y por su uniforme tan arrebatadoramente chic. Por sus pecas. Por su timidez y por su valor. Por  su tendencia a pifiarla. Por Juanito.

Esther salía en el Lily y, a veces, le dedicaban un número sólo para ella. Nunca conseguí conocer su vida completa y me quedaba a menudo con las ganas de  ver si le pegaba la patada a Doreen. Yo quería ser Esther y que mi amiga fuera Rita, hacernos confidencias y tener frívolas aventuras.

Leer a Esther me llenó la cabeza de pajaritos platónicos: no había situación más feliz que verla en una viñeta al lado de Juanito. Era emocionante ver que sus planes, a veces, se hacían realidad, y al fin lograba sacarle un beso. Oh, los besos de Juanito...

2 comentarios:

sonndemmar dijo...

....María de mis entretelas... Tú querías ser todas las chicas guays de nuestra época y de otras tbn... Jane, Esther... Yo sólo quería ser la Lady Mariana de Sandokán... el Tigre de Malasia, dios como me ponía ese hombre a esa tierna edad en que unos ojos verdes te hacen sonrojar... Y mira tu para lo que hemos quedado.

Besos cielo... Estoy desconectada, pero siempre te leo. Que sepas que sigues teniendo en mi universo un pedacito de cielo. ;)

Mar dijo...

Lo más lindo!!!! Sabía que ibas a aparecer, siempre nos vemos en verano, nena!!!!

Sí, siempre quise ser la más guay, jajajaj y en eso estamos, que somos como los buenos vinos.

Preciosa, me alegra mucho volver a verte. Muchos besos.