lunes, 29 de diciembre de 2014

Mar en Cádiz al anochecer



En el Campo del Sur al anochecer, con el cielo de un increíble color rosa. 

Diez minutos más tarde nos encontramos y todo transcurrió como en los buenos tiempos. Ella, igual de rubia, igual de desaliñada (aunque a veces cuando se arregla es espectacular). La misma risa de cristal, el titubeo al hablar que yo no recordaba..De nuevo en el viejo bar, en nuestro rincón tras los barriles de amontillado. 

Ella me contó de su vida, su alucinante vida de viajera, de su matrimonio, de los viejos amigos. Yo recordé con ella viejas historias y la gente de aquella época. Conversamos del pasado y del presente pero jamás del futuro (sólo nuestros deseos de vernos más a menudo). Y luego más bares, más vino y nuevas historias, tantas historias después de veinte años sin vernos. 

Como hace veinte años, nos cayó la madrugada de bar en bar, bares nuevos del Pópulo que aparecieron cuando nosotras nos fuimos, hace veinte años. Y nos dio tiempo para coquetear un poco las dos, una con la otra, para rememorar nuestras hazañas, deambulando por las calles húmedas y frías del viejo Cádiz, borrachas y felices. Nos dio incluso tiempo para conocer a la gente rara que siempre acabábamos conociendo en aquellos tiempos: esta vez, un americano de Miami y una francesa lánguida que parecían enrollados pero no. Y mientras la francesa borracha me contaba su historia y se acercaba tanto que casi me comía la boca, ella confesó que se sentía celosa.

Nos despedimos a las cinco en la Cuesta de Las Calesas y le recordé cuánto la quiero. Yo estaba muy borracha, sí, pero era verdad. Y luego, un abrazo largo, o dos o tres y promesas de vernos más, de contarnos más, de buscarnos, aunque tengan que pasar otros veinte años, lo cierto es que a las dos nos da igual el paso del tiempo. 

2 comentarios:

Carl dijo...

Después de determinada edad nadie cambia demasiado, incluso es difícil cambiar lo que uno se propone. Cuando pasan tantos años de no verse el tiempo deja de tener importancia, es tanto lo que pasó en el medio...
Me alegra lo hayan disfrutado y espero que vuelvan a encontrarse

Mar dijo...

Gracias, nosotras también lo esperamos.

feliz Año!