jueves, 6 de febrero de 2014

El bigote de las pavas

Ahora se escribe mucho sobre la no-depilación y hasta las revistillas femeninas traen estos días artículos sobre el tema. Ay cuando las revistillas femeninas se empeñan en crear tendencia. Pasará como aquello del Dukan, que TODAS se empeñaron en hacer la dieta y dieron la brasa días y días con el puñetero pan de salvado. O centeno o algo así.

Pues ahora lo mismo.

Yo soy de las que se lo depila TODO, pero no voy a escribir un post pesadito justificándome. Andar por la vida diciendo por qué haces ésto o haces aquello es de un infantilismo brutal. Si me viene al pelo el tema para hablar de mi bigote, del que aún no he escrito nada y se merece un bonito post rememorativo.

Yo tuve bigote hasta que acabé COU. Aquel verano antes de empezar la carrera me lo quité por primera vez, sucumbiendo a la presión. La mejor etapa de mi bigote fue Tercero de BUP, no se por qué coño ese curso mi bigote me traía obsesionada. Supongo que me hacía mayor sin querer.Yo era una pava y el bigote sumaba puntos. Cierto que había otra niña, la pava número uno, con un bigote que daba más cante porque tenía la piel más blanca y resaltaba su vellito negro. La chusma de Tercero no tenía piedad con ella. Que me hablen a mi de bullying, aquella dulce pavita número uno, con su ropa anticuada, era carne de cañón. Yo me escapaba a veces de la cacería por los pelos. Y porque era más guerrera y si había que mandar a alguien al carajo porque me tocara mucho los ovarios, yo era capaz de hacerlo Pero cuando la chusma estaba calentita, mi bigote también era objetivo fácil.

En COU, lejos de aquella gente y con un grupo de clase apañadísimo, dejé mi bigote fluir en libertad y sin problema. Sólo una gilipollas de otra clase, que se nos pegaba a AB y a mi en las horas que hacíamos rabona, me molestaba a cuenta del bigote. Hacía esos chistes facilones sobre afeitarse y tal. Una imbécil que años después se puso fofa y asquerosa. Aún así, mi bigote no me daba demasiados problemas pero estoy segura que tuvo parte de culpa con mis fracasos amorosos de aquel curso. JC, el chico que se parecía a John Lennon  nunca quiso ser mi novio. Y JJ, el que me recordaba a Martín Romaña, tampoco quiso ser mi follamigo. Un año tremendo que demostraba yo no era físicamente atractiva. ¿Por culpa de mi bigote? Puede.

Mi bigote desapareció por presión genital. Fue quitármelo y perder la virginidad. Las cejas peludas aguantaron un buen puñado de años y, curiosamente, fueron años de éxito amatorio. Y eso que me veo en fotos de entonces y abomino de esas cejas tan gruesas. Curiosa la atracción. Curioso el deseo.

6 comentarios:

ღ amysu ღ dijo...

Muy original abordar el tema que a muchas personas les puede resultar escabroso, en lo personal no sigo tendencias, visto a mi gusto sin dejarme influenciar por la moda y de la depilación, inicié desde muy pequeña con ella que ya ni recuerdo, pero jamás fui molestada y es verdad, si observamos las fotografías de antaño nos sorprendemos del cambio.

Un abrazo

tu.sumisa.preferida dijo...

Todo es moda, negocio...
Por ejemplo: si todas nos hubiéramos hecho la depilación láser ahí abajo...podrían empezar a explotar otro negocio, pondrían de moda lo peludo de nuevo y... a vender postizos.. jajaja
sólo un poco de ironía.. me gusta la tuya

Lo fundamental no cambia... con o sin bigote, con o sin pelo en las axilas... una mujer es interesante si lo es y punto... con y sin ello..
si alguien nos valora sólo por algo tan superficial...mejor lejos!!!! ;)

un saludo :)
tu.sumisa.preferida
EntregadayExigente

Mar dijo...

Hola amysu. ¿Tú crees que hay quien le resulta escabroso el tema del vello femenino? ¿El vello sobre el labio superior? Creo que soy más ingenua de lo que pensaba.

Un abrazo y gracias por comentar.

Mar dijo...

Hola, tu sumisa preferida. Lo de los postizos no es una idea tan descabellada. Al tiempo.

Saludos y gracias por la visita y el comentario.

La cuadratura del sexo dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada y me ha hecho hacer memoria para ver cuando fue la primera vez que me depilé...Siempre hay una primera vez para todo no?

Te hemos encontrado de casualidad pero volveremos!

Un beso!
Alice

Mar dijo...

Un placer encontrarnos Alice, tampoco conocía vuestro blog pero desde ya os sigo.

Un beso.