viernes, 29 de noviembre de 2013

El sexo y lo pedante

Estaba leyendo ese bloj enorme que es Vicisitud y sordidez y caí en un post de Paco Fox sobre pedantes (disculpen si no lo enlazo, mejor lean el bloj que no tiene desperdicio). Como es obvio, en Vicisitud y sordidez profesan un enorme cariño hacia los pedantes, especialmente los de internet. Luego, ayer mismo, me topé en twitter con un pequeño pero intenso debate sobre Cásate y se sumisa. Miren que 140 caracteres no da para mucho, eh, pero hay twitteros que son capaces de las más grandes pedanterías en los 140 y hasta en menos. Son ídolos.

Yo andaba rumiando un post de esos impactantes para la etiqueta "antiteoría D/s", que la tengo tan olvidada, y había pensado escribir una comparativa entre la D/s juguetona de las prácticas BDSM y ese concepto que nos traen en Cásate y se sumisa. No arrancaba mi post porque no he leído el libro y mi ética profesional me impide hablar sobre lo que no leo (no se si conocen mi proeza con la trilogía de las 50 sombras). Hasta estaba pensando en hacer trampa y escribir el post (y dar vidilla al apartado cachondo de este blog) y escurrir el bulto hablando de otros escritos sobre sumisión católica que si he leído.

Iba a ser un post de esos míos, simpáticos, cortitos y en los que muero por soltar un par de cochinadas. Argumentos tenía pensado un par, más mal que bien hilvanados , así que no iba a ser un post que dejara huella. La idea era reírme de unos, de otros y un rato también de mi y concluir en que el BDSM es superguay para disfrutarlo en pareja con cabezas bien amuebladas. Lo de siempre, vamos.

Pero se me quitaron las ganas ayer viendo el nivel del personal en twitter. Yo no sé de dónde saca la peña esos términos apabullantes y cómo son capaces (en 140 caracteres) de argumentar con sustantivos y adjetivos DE LOS DIFÍCILES.  A mi, debates así, me generan estrés y sobre todo, me bajan la autoestima pero a lo bestia. Porque ya saben (lo repito mucho aquí) que mi capacidad para escribir textos con profundidad intelectual es muy limitado. No se si es una tara mía o que, en el fondo, y aunque me crea INTELIGENTÍSIMA, soy de una simpleza letal.

La etiqueta "antiteoría D/s" de este blog se queda, por el momento, en las 63 entradas molonas y no se por cuánto tiempo. Este blog tiene 5 años y corre el peligro de repetir temas (lo cual me importa bien poco, así que tampoco es excusa y no se ni por qué lo pongo, pero mola ponerlo. Lo de los 5 años). Un día que me pille inspirada escribiré el post de Cásate y se sumisa u otro similar sobre el matrimonio católico y la conexión-BDSM. Pero prometo que usaré palabras fáciles.

2 comentarios:

Rick dijo...

Con los años siento un creciente rechazo hacia todo lo superficial. El muchos años creo haber sentido hasta cierta admiración por esa tipología de personas, pero hoy en día el sentimiento es muy distinto. Lamentablemente no puedo decir que me dan pena porque aún hay mucho de molestia.
Es necesario que mucho de la vida transcurra en la superficialidad, porque no creo que haya psiquismo que soporte la profundidad permanente, pero de ahí a tomarse en serio ciertos temas hay un gran abismo. Pero esa es solamente mi manera de ver esas cosas.
Un beso grande

Mar dijo...

Ironía no es superficialidad. Seriedad no es pedantería. Hay mucho superficial pedante y mucha profundidad en la ironía.

Besos.