viernes, 24 de mayo de 2013

Como nunca me verán

Yo soy muy Capricornio en el vestir. Ya se que queda fatal justificarse con el signo del Zodíaco pero es que concuerda. Lees la forma de vestir de una Capricornio en cualquier revistilla de mala muerte y la palabra AUSTERA es la reina.

Yo soy austera. No monjil. No mojigata. No Rotenmeyer. Soy austera en el sentido de sobria y poco dada a lo extravagante. A mis hermanas en cambio da gloria verlas cuando se visten en modo extravagante. Lo bien que lo lucen. En cambio yo, que intento por todos los medios no caer en la sosez,  nunca me atrevo a ponerme cosas que den la campanada.

Por ejemplo,

Sombreros. Como mucho, mucho me pongo gorrito de lana por las mañanas camino del trabajo. O cuando subo al dulce pueblecito en invierno. Pero sombreritos lindos no me atrevo. Una vez en el amigo invisible me regalaron una preciosidad gris y ahí sigue en un armario, muerto de risa. Me da penita no ponérmelo pero el miedo a DESTACAR me puede.
A Miss Delevigne le queda bien

Tocados. Por el mismo motivo, jamás llevaría tocado en eventos de postín. Me han invitado a algunos donde la madrina gilipollas requería uso de tocado y yo me he negado cerrilmente. Yo me moriría allí de pie, en la puerta de la iglesia, en ese momento absurdo en que esperas a los novios salir para echarles arroz pétalos de rosa, con las vecinas mironas del barrio pasándolo pipa... Y además que no le doy gusto a las madrinas gilipollas.
Radiante en las bodas

Manicura francesa. Ya me atrevo a pintarme las uñas de vez en cuando y sólo para salir de noche. Y antes me las corto y limo cuidadosamente para que no destaquen nada. Pero ese HORROR de manicura francesa, que además es la horterez supina, jamás.
Qué pereza, madre

Mechas. Una vez mi madre me sugirió que me pusiera mechas rubias para suavizarme los rasgos. Mechas rubias. Porque ya voy para mayor. Para disimular mejor las canas. En fin. Yo voy de chula siempre alardeando que no tengo prejuicios de nada ni de nadie. Pero si. Los tengo hacia ciertas mujeres que se ponen mechas rubias. A casi todas las mujeres con mechas rubias. Es un prejuicio irracional, como todos los prejuicios. No quiero buscar explicación.
Mechas de bote

And last but not least

Maxicollar. Yo se que son bonitos. Que favorecen tela. Que te los pones con un vestido soso y pareces otra. Que son tendencia. Todo eso lo se, pero siempre que he probado uno me he sentido la payasa del lugar. O que TODO el mundo me va a mirar. Y se va a reír o algo chungo. Las austeras es que nos comemos mucho la cabeza, en el fondo.
Heidi y su MAXICOLLAR

9 comentarios:

Rick dijo...

No voy a hablar de modas puesto que no conozco y que aún no soy tan maricón -cuestión de tiempo- pero diré que soy capricorniano y no me gusta sobresalir en lo más mínimo.Únicamente hablando de mí, supongo que se debe a que todavía conservo cierto sentido del ridículo.
Un placer leerte, como siempre
Besos

Sara dijo...

Pues que quieres que te diga. Yo a la mínima de cambio aprovecho para echarle la culpa al zodiaco de todo lo que puedo. Que se me cae o rompe algo, que quieres... está escrito en mi signo que soy torpe. Que digo lo que no debo...los astros dispusieron que fuese una ranita de la boca grande.Que me pongo dramática y exagerada...no puedo evitarlo, los sagitario somos así.
En fin que es comodísimo para definirse (de la manera que sea).
En cuanto a los gorros y sombreros me parecen monísimos algunos pero es una realidad que hay que llevarlos con convicción.
Los tocados...pues pasa un poco como con los sombreros. Si no vas convencida de que vas monísima, mejor no...
La manicura francesa, las mechas y los maxicollares me parecen argggggggggg...
En definitiva, yo no soy austera, ni me importa sobresalir pero hija, tampoco a de ser incompatible con un poco de buen gusto.
Me encantó la entrada.

Un beso

Sara dijo...

Nota: arggg es algo horribilísimo.
:P

ohma dijo...

Ni gorros, ni tocados, las uñas a la francesa no sé lo que es (ultimamente yo suelo pintarlas de azul).
Soy discreta porque me pasa lo que a tí, Mar, que no me gusta llamar la atención, al menos si puedo evitarlo.
Besos.


Mar dijo...

Rick, también en el tema de las modas me mueve el sentido del ridículo. En otras cosas no lo tengo ni lo más mínimo.

Besos.

Mar dijo...

Ay Sara, recuerdo un sombrerito que hiciste y pusiste en tu blog, menuda preciosidad!!! Ojalá tuviera valor de llevar cosas así!!!

Besos.

Mar dijo...

Ohma, puse una foto de manicura francesa en esta entrada. Son esas largas y con el borde pintado de blanco. Un atentado a la elegancia.

Yo las uñas de los pies también las llevo en azul!!!

Besos.

Lucía Oscura dijo...

Yo también soy de las austeras!! Prefiero pasar inadvertida ;), pero las uñas de los pies y ahora en verano... Azules, rojas, moradas,...
Y si, aunque parezca mentira, para no llamar la atención también hay probarse modelitos y comerse la cabeza.

Siempre me sacas una sonrisa Mar, un placer leerte.

Mar dijo...

Las uñas de los pies en verano pintadas, rotundamente sí. Las de las manos, si esta cortas. No me gustan as garras.

Un beso, Lucía y gracias.