sábado, 9 de febrero de 2013

Viejo Carnaval

Este año no tengo previsto ir a Cádiz así que estoy celebrando el Carnaval a mi manera, escuchando viejas coplas. Veo las viejas grabaciones (bendita la gente que las sube a youtube) y recuerdo las larguísimas noches con mis hermanas y el encargo de mi padre de grabar TODA la Final. Había que estar pendiente y no quedarse dormidas, porque la Final llenaba dos cintas de las largas y cuando menos te lo esperabas, había que cambiar de cinta. Nos salían grabaciones nefastas, pero allí se quedaron Los guanaminos, el coro Watussi, La momias de güete, la comparsa Quince piedras ...

Ahora soy capaz de tararear y hasta de cantar algunas viejas coplillas. estribillos de cuplés, hasta alguno entero, pero no soy de esas fanáticas del Carnaval que se saben el repertorio de su autor favorito de pe a pa. Lo que si soy es una entendida de autores, estilos y me conozco buena parte de las rencillas, escándalos y polémicas. Viejos contra revolucionarios, componentes que cambian de agrupación, las manías de unos y otros autores (los que sólo escriben cosas de dar pena; los que sólo escriben piropos a Cádiz y a la Viña). El Carnaval gaditano tiene sus mezquindades ... pero a mi me parece el más bello.

Parece mentira que las coplas de Martínez Ares ya tengan el sabor de lo viejo, lo viejo con solera que ahora soy capaz de saborear con propiedad. La comparsa Calabazas no me gustaba, a Martínez Ares lo llegué a valorar cuando vi a su agrupación, La ventolera, en el 94, aquí en el Concurso de mi pueblo. Que bien cantaban, los endemoniados. Pero ahora, reviviendo ese Carnaval mágico del 91 (pienso que tuve tantos Carnavales mágicos y se que soy afortunada), compruebo cuánto, cuánto me gustaba este pasodoble.


6 comentarios:

James dijo...

Has logrado que vea un video y te diré que me ha gustado. No tengo mucha sensibilidad para la música y menos para las manifestaciones populares, pero esta se veía linda.

Me alegra cuando escucho a las personas recordar con alegría sus tiempos pasados y vos lo hacés habitualmente.

Cuando leo o escucho carnaval vienen a mi mente los carnavales de aquí, lo cual es lógico, cada uno hace referencia los recuerdos propios.

Los carnavales que se festejan en la ciudad de Buenos Aires, son francamente patéticos. Aquí hay lo que llamamos comparsas, en general una por barrio; y no son más que un conjunto de cincuenta o cien muchachones y mujeres descordinados que se juntan por el solo hecho que reciben un dinero del estado. Simultáneamente hay comparsas en cinco o seis lugares distintos de la ciudad. Se cierran dos o tres cuadras, ponen unos puestos de venta de choripán -emparedados de pan y chorizo- y gaseosas, unos equipos de música que atormentan a los vecinos y no demasiado más. Desfilan dos o tres de esas comparsas y aahí se termina todo. No puedo presentar pruebas, pero creo que hay mucho malviviente entre esa gente. Yo no voy nunca, te podrás imaginar.

En carnaval más importante se celebra en la provincia de Entre Ríos. Creo que ese es bueno. Es del tipo del carnaval de Río de Janeiro -pero más chico-, con carrozas, y bailarines de cuidado vestuario y con pasos muy ensayados. Hay dos comparsas muy conocidas, una es la de "Mari Mari" y la otra "Anaverá". Baila hasta gente de la alta sociedad y por una cantidad de dinero se puede acceder a formar parte. La mayo parte de las bailarinas son muy bonitas y muestran cuerpos trabajados y exhuberantes. Hay también hombres, pero por ahora no me llaman la atención.

Tampoco fui a ver nunca esos carnavales, por ese tema de la poca sensibilidad y, sobre todo, porque es verano y el calor no va conmigo.

Besos & abrazos.

yara dijo...

Muy afortunada, poder regodearse con los buenos y maravillosos recuerdos y mas de este tipo que van cargados de muchos componentes, las vivencias familiares, música, costumbres de nuestros terruños... nunca se cansa una de saborearlos... espero que los disfrutes hasta que vuelvas a otro carnaval en esa bella ciudad a eguir atesorándolos...
Un beso muy grande

Mar dijo...

Gracias por contarme, James. A mi me encantaría conocer esos otros Carnavales, que en muchas cosas son muy diferentes a los de Cádiz pero supongo que la esencia sigue siendo la misma. O eso espero.

En mi pueblo también soy muy patéticos, aunque hay mucha afición, no se por qué no se vive como en otras ciudades de la provincia de Cádiz, es una pena. Yo, cuando puedo, me pierdo un par de días en Cádiz capital a vivirlos allí. Y siempre digo que cuando me jubile, pasaré allí toda la semana.

Besos.

Mar dijo...

Gracias, yara. Es cierto que cuando llega esta época me pongo muy pesadita con el Cranaval (en mi tierra se dice "jartible"), no puedo evitarlo!!!

Un beso muy grande para ti.

m [{RJ}] dijo...

A mi nunca me han gustado las chirigotas, pero, de cuatro años atrás empiezo ahora a tomarle el gustillo.

Por cierto de que te has disfrazado? yo de ama de casa loca desquiciada y con los ojos en orbita grrrr

Mar dijo...

Jjajaja, no me disfracé este año, sólo escuché coplas nuevas y viejas.

Qué loquita eres!!!