viernes, 8 de febrero de 2013

Lento invierno

Esta mañana hacía un frío desolador. Para alguien del Norte, el frío de esta mañana era una chorrada, pero para mi, que además tengo el umbral del frío muy bajo,  era congelación pura. Llegué al trabajo con gorro, guantes y toda la pesca y estuve un buen rato al lado del radiador. Mis compañeros se quejaban todos del frío, era casi el monotema de la mañana, y a eso de las diez me tomé mi segundo desayuno (como Bilbo Bolsón) con un vaso de café hirviente.

Y sin embargo el amanecer fue radiante: nubes muy altas y alargadas de color naranja y luego, ya entrada la mañana, sol y cielo azul.

Enero se hizo largo y cansino (no aburrido). Me cuesta desconectar del trabajo y a veces maldigo mi perfecta empatía. Me empecino en mi optimismo y de tan ingenua a veces parezco lerda. Creo en el poder de la sonrisa, del amor y todas esas ñoñerías que pone mi compañera la mística en el facebook y bueno, no hace falta que repita el panorama. (Mi amiga AB me preguntó si vi el Salvados del domingo, ese de los colegios en Finlandia, y le contesté que para qué, si ya sabía lo que Jordi Évole me iba a contar. El domingo por la noche escuché Carnavales y me sumergí en Hyperion).

Lo cierto es que en este lento invierno voy aprendiendo unas cuantas cosas y aunque he descubierto, a mis años, que conservo todos esos terribles defectos que pensé había pulido, también hay días que salgo del trabajo satisfecha. Soy de las que piensa que grano a grano se puede construir un edificio. Terroríficamente ingenua, por eso me lo suelo callar.

5 comentarios:

James dijo...

Esta vez no entendí tanto. Tampoco soy Einstein... Por suerte me enteré que Hyperion era un libro cuando vi su portada, pero lo de Salvados y Jordi Évole, me dejaron fuera de combate.

Entendí lo del frío, eso sí; lo del hermoso amanecer, pero me perdí en las satisfacción del trabajo y la ingenuidad del valor del grano de arena.

Igualmente es un placer leerte, aún sin entender. Igual me pasa con los Beatles...

Besos

PD: es hora de sacarle al blog la advertencia de protección ¿te parece?

Sara dijo...

Pues me pareces perfecta así.

Un beso y una sonrisa

Mar dijo...

James, me temo que me salió una de esas entradas crípticas y abominables.

Salvados es un programa de la tele y Jordi Évole su presentador. Lo del trabajo y los granos de arena son una chorradilla pseudopoética; ayer tarde pillé un momento de bajón nostálgico. Es lo que tiene el invierno.

Besos.


Sara, nooo, soy un erizo, llena de pinchos. Bfff.

Besotes.



James dijo...

Gracias Mar! por la explicación.
besos

Sara dijo...

Seguro que si, pero sigues pareciéndome tan estupenda como antes
;)