sábado, 13 de octubre de 2012

Pequeña añoranza púbica

A veces añoro mi pubis peludo. Cuando yo era una estudiante que apenas se depilaba, estaba muy orgullosa de él. Era capaz de ir a la playa y dejar que el bikini dejara asomar algo de vello. Era capaz de ignorar cuánto abultaba aquella mata de vello. Yo tenía rizos con los que jugaba antes de dormir. Rizos suaves y lanudos, muy negros. Era algo trabajoso separar toda aquella selva para alcanzar el clítoris, lo se, por eso comencé a recortármelo.

Cuando se recortan los rizos ya nada crece igual. Yo fui desprendiéndome de todo aquel algodón negro a base de tijeras, recortándome para que no abultara el bikini -cuando me percaté de aquello-, para facilitar dedos y lengua. Y cuando el vello crecía lo hacía sin gracia, o con demasiada gracia, ya se sabe el poder de las tijeras, salía crespo, duro, demasiado vigoroso para erotizarme. 

Supongo que no sería agradable ver cómo sale ahora, ¿tendría canas? ¿crecería lacio y flojo? Me sentiría decadente. En realidad, ahora que lo pienso, no lo añoro tanto.






3 comentarios:

James dijo...

Entrando una vez más en temas poco conocidos(lamentablemente), quisiera sin embargo dejar mi opinión de inexperto. Sin desmedro de las consideraciones que con gracia, detalle y fundamento has compartido, creo yo que tampoco este tema escapa a los designios de la moda. Recuerdo ahora mismo un power point que decía tratar de la extinción de los bosques y que no hacía más que mostrar la evolución a través del tiempo del volumen del bello púbico y que ratifica tus dichos.
Lo que puede observarse en las publicaciones "especializadas" es el aumento del volumen mamario en relación inversa al volumen piloso de las zonas medias.
Si me dan a elegir, prefiero la moda actual, tanto por razones estéticas como operativas.
Un beso grande

May Mercurio dijo...

Hola Mar, mejor sin tanto pelo!! Ahora, a mí los coños totalmente rasuraos, vamos a lo barbie no me suelen gustar, (en mí sobretodo no, me miro al espejo y falta algo, que no, no)sí me gusta que en el monte de Venus haya algo de pelo(aseaó, recortado, puede ser un triangulito, como una fina raya, o lo que sea,pero algo, sin exagerar, eso sí) encuentro todo el conjunto más estético, atractivo..y también con cierta singularidad...
Un beso:)

Mar dijo...

Si, James, la moda también cuenta, solo hay que comparar con el ideal erótico-peludo de los setenta (que yo solo conozco por fotos. Besos.

May, todo un arte, el de la estética del coño. Besos.