domingo, 2 de marzo de 2014

Cuadernos de viaje

Yo soy muy maniática cuando viajo.

Hago muy pocas fotos. Jamás grabaría un vídeo. La gente que va grabando vídeos de sus viajes es una hortera. Hacer fotos a diestro y siniestro es otra catetada. Hay gente que se pasa los viajes haciendo fotos y deja de vivir el viaje. ¿Verán luego las fotos en casa? En realidad la gente hace fotos para presumir después. Es gente que viaja y no siente placer en el viaje sino en cómo presumirán después, en facebook y tal. Y ver fotos de los viajes de otra gente es un coñazo. Yo hago dos o tres fotos si voy con los niños. Si no, ni siquiera llevo la cámara. Me dedico a mirar.

No suelo contar mis viajes. Se hace para molar y lo único que consigues es aburrir al oyente.

Siempre me pongo muy nerviosa antes del viaje. Cualquier viaje. Se me pone un pellizco en el estómago y visualizo terribles catástrofes. Averías. Equipajes perdidos. Robos. Es terrible, mi mente a mil por hora y cada vez más nerviosa. Odio las horas previas. Y con todo lo sensata y razonable que soy, es una manía que no puedo evitar.

Nunca pregunto cuando visito un lugar porque odio parecer turista. Me hago la ilusión de camuflarme con el paisaje. Hasta cambio de acento y lo adapto al del lugar. Odio ponerme ropa de turista y complementos de turista. El plano siempre lo consulto con disimulo. Que nadie note lo turista que soy.

Me hago la listilla cultural. Cuando me ofrecen audioguías, declino la oferta con sonrisillas de superioridad. Miro a los guías que llevan rebaños de turistas con más sonrisillas de superioridad. Pónganme un monumento, plaza, museo, yacimiento arqueológico, calle típica cerca y verán cómo me hincho como un pavo. Pedante a rabiar.

Huyo de las colas.

Siempre llevo en la maleta más cosas de lo necesario. Siempre me agobio con las maletas.

Me obsesiono con el momento de comer. Soy un coñazo porque quiero probarlo todo pero no me vale en cualquier lugar. Buceo incansablemente en tripadvisor a la busca del lugar de papeo ideal.

Prefiero ir con poca gente, no me gusta ir en grupo y tener que esperar al que se para en tal tienda o necesita hacer pipí. Me repatean los quejicas Y los que dan el coñazo con las fotos.

Nunca compro recuerdos. También detesto que se acuerden de mi y me traigan souvenirs que nunca se dónde  poner.

Lo único que guardo son tickets, entradas, folletos, esas pamplinas que guardo en mi caja-diógenes. Y anoto en un cuaderno las cosas chulas que he visto o me han pasado o he comido, cualquier cosa que, días, meses o años después me hagan recordar cuánto he disfrutado. Porque, tan maniática como soy, al final voy y disfruto.




7 comentarios:

Shurime dijo...

Yo cuando viajo si hago fotos, muchas pero son con mi vieja reflex Nikon cargada con un carrete en blanco y negro. Tiene su truco, a la vuelta del viaje nos metemos mi padre y yo en el cuarto oscuro y le voy descubriendo todos esos rincones que el no conocerá porque jamás subirá a un avión. Es algo que hacemos hace treinta años... Seguramente el día que él ya no este... yo ya no haré fotos de viajes...

Shurime dijo...

Por cierto... yo tambien soy trastera de entradas, billetes de avión, monedas,.... y desde luego jamas castigo a nadie con las fotos, puedes venir a cenar a casa tranquila... jajajajaja aunque igual te descojonaría ver la foto de una piedra, balcon, gato... ;)

A Sanchez dijo...

A mí con los viajes me pasa una cosa:

Por un lado yo he sido fotógrafo profesional y en el corazoncito de todo fotógrafo está en "retratar" todas las imágenes especiales de un viaje.
Pero por otro lado me pasa lo que a ti... siento que no se disfruta. El placer de un viaje es ver las cosas y disfrutarlas sin preocuparse de ir grabándolas.

Eh ahí mi dilema. jejeje

saludos desde www.malagasensual.com

Muy buen blog el tuyo!

Mar dijo...

Shurime, qué bien verte por aquí :)

Qué bonito lo que cuentas de tu padre, eso justifica todas las fotos del mundo.

Un besazo.

Mar dijo...

Hola Adrián, bienvenido. Yo he conocido tu blog hace poco y me encanta.

Entiendo que al que le apasionan las fotos, los viajes son un motivo para no parar de hacerlas. En mi post yo me refiero a esa gente que hace fotos a troche y moche, mal, en lugares que no (por ejemplo, fotos a la Gioconda... un despropósito)No se si me explico...

Un saludo

jordim dijo...

"Hago muy pocas fotos. Jamás grabaría un vídeo. La gente que va grabando vídeos de sus viajes es una hortera."


Amén.

Mar dijo...

Y condenación eterna a los vídeos caseros.