miércoles, 10 de abril de 2013

"El verdadero amor nunca es culpable"

Hace muchos veranos leí por primera vez La vieja sirena. Me tumbaba en la cama y, si hacía mucho calor, lo hacía directamente sobre el suelo y leía sin parar en busca de consuelo. Jamás he vuelto a leer de aquella manera: probablemente fue una conjunción de juventud, pasión, descubrimiento.

Quizás suene pueril, pero Jose Luis Sampedro me salvó aquel verano desesperado. Ni culpa, ni traición, ni infidelidad... el verdadero amor nunca es culpable.

Gracias, estés donde estés, caballero de la sonrisa etrusca.

7 comentarios:

Sara dijo...

Me uno a esa tonada de agradecimiento,

Un beso Mar

Mar dijo...

un besote, Sara.

marita correa dijo...

Increíble la sabiduría de este hombre y su humildad,admirable su obra y su personalidad.Me hubiera pasado horas escuchándolo hablar, lo echaremos mucho de menos!!

Mar dijo...

Tú lo has dicho, marita: era un hombre sabio y humilde, muy grande.

Un beso.

alexia {All} dijo...

Se ha apagado ,pero su luz seguirá brillando dentro de todos los que le admiramos, hermosa manera de recordarlo, dejo besos.

Niña Mala dijo...

Hay personas de las que disfrutamos por lo que hacen, otras nos inspiran por lo que son, pero Sampedro era un genio en ser y hacer.
Un beso

Mar dijo...

Gracias, alexia{All}. Ojalá se le recuerde largo tiempo.

Besos.


Cierto, Niña Mala, fue un hombre coherente, de los que se encuentran pocos.

Besos.