domingo, 21 de abril de 2013

Nuestra vida en un hilo

La vida en un hilo es una preciosa comedia del año 45 de Edgar Neville. A mi me recuerda un poco a las comedias del gran Lubitsch, con diálogos chispeantes y las casualidades como línea argumental. No es una comedia muy conocida, lamentablemente, pero en un escaso margen de tiempo he hablado un poco de ella con dos personas.

La primera es Sara, a la que conozco sólo de su blog y que me enamoró desde el primer momento. Yo se que los blogueros tenemos tendencia a identificarnos con unos y otras con sólo un par de entradas. Una lee algo que comparte y ya se cree la hermana del alma del bloguero en cuestión. Es cierto que Sara y yo tenemos cosas en común pero apuesto a que también muchas que nos diferencian lo cual no tiene ni la menor importancia. A la dos nos gusta mucho La vida en un hilo. Me hizo ilusión porque Sara me gusta como persona -lo que leo de ella,  las sensaciones que transmite- y siempre es agradable compartir gustos con alguien que te parece bueno.

La segunda persona con quien he hablado de La vida en un hilo es E., hace mucho tiempo, y creo que solo en una ocasión, pero no lo he olvidado. También E. y yo tenemos tendencia a encontrar casualidades y pasiones comunes, supongo que le ocurre a mucha gente que se quiere. Estuvimos, aquel día, hablando de esa película, no recuerdo a cuento de qué. Pensé que era un lazo más entre nosotros, el que a E. le gustara esa comedia ligera y fresca -tan antigua-. Yo soy así de tontuela.

Nuestra vida ha estado unida por un hilo en este tiempo. Yo pensaba que era un hilo frágil y tan convencida estaba que lo mantenía anudado a mi índice a base de sutilezas. Unas sutilezas tan complicadas que son para aburrir a cualquiera. Yo soy así de retorcida. Pero E. es más valiente y bueno que yo, así que le dio un tirón. Uno de esos tirones suyos que me enamoran. El hilo demostró que no era un hilo cualquiera, de material barato, sino que está hecho de buen acero. De ese resistente y forjado en tierras legendarias. De esas tierras llenas de historias que nos gustan a los dos y que yo pensaba que habíamos perdido.


4 comentarios:

Rick dijo...

"mithril"
Besos

Mar dijo...

Lástima de Balrog.

Gracias, Rick. Un beso.

Sara dijo...

Halaaaaaaaa. No sabes la ilu que me ha hecho (con los últimos días sintiéndome como una piltrafilla)Pues si, la vida en un hilo no me gusta ¡ me encanta! y tu también y ya no sé en que orden (me voy, que me he tomado las pastillas de dormir y ya empiezo a decir tonterías a granel)
)

Abrassssito (como dicen aquí9

Mar dijo...

A mi si que me hizo ilusión cuando la vi entre tus pelis preferidas.

Besotes.