lunes, 23 de abril de 2012

La biblioteca de mis padres

La pequeña biblioteca de mis padres estaba formada por libros de Círculo de Lectores. Mis padres dejaron de leer alguna vez, supongo que cuando empezaron a ser padres y dejaron de tener tiempo para leer en la cama -mi padre le leía a mi madre en la cama antes de tenerme a mi-.  El puñado de libros de mis padres dormían el sueño de los justos en el mueble-bar del salón hasta que yo cumplí quince o dieciseis años. Lomos que llevaba toda la vida mirando, libros que tocaba cuado limpiaba el polvo, ¿qué me llevó a comenzar a leerlos, en una casa donde no se leía apenas?

Los recuerdo.

Lo que el viento se llevó, ya hablé de él.

Quo Vadis. Mi primera irrupción entre romanos. Mi primera novela auténticamente gore.

Crimen y castigo. ¿La entendí bien la primera vez? Me asusté mucho con la descripción del crimen, pero creo que me perdí con los entresijos psicológicos de Dostoievski, tuve que leerla un par de veces más, pero muchos años después.

Éxodo, un bestseller sobre la fundación de Israel, sionista a tope. Las chicas sexys de los kibbutz, el asalto terrorista al Hotel Rey David... bestseller puro y duro, maniqueista a muerte.

El Padrino, tan magnífico, tan brutal.

El Decameron. Mi madre me dijo que era novela erótica y, por supuesto, yo la leía a escondidas. Monjas cachondas. Monjes cachondos. Metáforas de folleteos.

Edad prohibida (!!!). Prohibida a tope. Qué placer leer una novela con el título de prohibida, donde salía aquella escena del escondite a ciegas, terriblemente erótica.

Lecturas así la curten a una. Me hicieron una caótica, irreverente lectora, que celebra por igual al clásico más eminente y al bestseller más comercial, siempre que me procuren placer.

(Feliz Sant Jordi, Amor)

2 comentarios:

maiKO dijo...

Creo que los tuyos y los mios, compraban a la vez en el circulo de lectores, jajajajjajjaja a mi el que me atraia era " La muchacha de las bragas de oro"

Mar dijo...

Ufff, La muchacha de las bragas de oro!!!! ese libro lo tenían en casa de mis tíos y ahí no me atrevía yo. Qué atrayente, por Diosss. (Luego la novela no es nada del otro mundo, Marsé esta sobrevaloradillo, creo yo)

Un besote fuerte.