jueves, 23 de enero de 2014

Feminista, masoquista, sumisa

En este estupendo artículo, Beatriz Gimeno plantea muchas cuestiones sobre feminismo y sexualidad sobre las que viene bien reflexionar. A mi, por la parte que me toca, me ha servido para refrescar algunos temas que ya he tratado aquí pero me apetece replantear. Por si le sirve a otra. U otro.

Mis fantasías y deseos sexuales siempre han girado en torno al BDSM, incluso en la época en que no le ponía nombre. No soy una bedesemero-dependiente, también tengo fantasías y deseos plenamente vainillas, pero el sexo con dosis de violencia, el sexo duro, el sexo no convencional, el dolor, la humillación, siempre rondan de una manera u otra mi sexualidad. Me gusta adoptar un rol sumiso, siento el mayor placer cuando me someten sexualmente, me gusta recibir órdenes y que jueguen a humillarme. Pero de eso fui consciente tras mucho debate interno.

Durante un buen puñado de años fui una feminista que se horrorizaba de sus fantasías. Mi concepto de libertad sexual femenina no iban más allá de la promiscuidad. Fui una alegre promiscua, aunque muy romántica y empeñada en encontrar el AMOR en cualquier polla que se pusiera a tiro. Pero mis fantasías las tenía en un puño. Era una feminista muy convencional, yo, que se limitaba a sesiones de sexo oral + coito (ni siquiera estaba por la labor de tener sexo anal!!!). ¿Por qué? Porque pensaba que ser feminista implicaba negar mis sucios y perversos deseos.

La primera vez que entré en un chat de Amos u sumisas (aquel inefable chat de Ozú), pensé que muy bien podía estar siendo traidora a la causa feminista. Pero no. Fue un rato de crisis de identidad. El tío aquel me preguntó dos o tres cosas con ese típico tono autoritario de los chateros del rollo dominante y yo me mojé las bragas. Así que pensé: si tengo que entrar en el lado oscuro, lo haré pero el feminismo entra conmigo, aunque sea con calzador.

Desde el principio las bases han sido muy claras: el BDSM es un juego. Puedo practicarlo siempre que me proporcione placer. Puedo practicarlo siempre que no me procure dependencia o dolor emocional. Puede ser un juego serio, pueden implicarse emociones y sentimientos, puede traspasar los límites del sexo y abarcar ámbitos como el afecto y el amor. Pero seguirá siendo un juego que yo controlo y del que me apearé en el momento en que deje de gustarme.

Cuando llevé a la práctica todas aquellas fantasías, cuando cumplí uno por uno todos los deseos de dolor, sumisión sexual, humillación y salí indemne; más aún, salí más fuerte y satisfecha, se cerró, casi,  mi círculo feminismo-sexo.

Para la ortodoxia BDSM, para la vieja guardia, mi concepto de relaciones de Dominación/sumisión y sadomasoquismo  son una caca y merecen lapidación, pero yo me pregunto si no serán ellos/as los errados en sus conceptos. Ya he planteado en otras entradas que la forma de entender el BDSM de la vieja guardia no es más que una relación de pareja tradicional y conservadora, aderezada, eso sí, de castigos físicos y psicológicos, azotes, ataduras y todo lo que se tercie. Relaciones que plantean el BDSM como forma de vida y en realidad son matrimonios convencionales (más o menos duraderos) donde uno manda y el otro obedece y a veces sufre, porque así es "su forma de vida".

Pero eso creo que me da para otro post. Otro día.


4 comentarios:

tu.sumisa.preferida dijo...

A veces reconforta saber que alguien más siente las mismas contradicciones internas que tú....

He llegado a la conclusión que el problema no somos los que disfrutamos con el sexo violento o incluso pervertido...no perjudico a nadie por hacer en mi intimidad lo que me plazca y lo que más placer me da (aunque sea "someterme")...
El daño auténtico está en retroceder en la legislación del aborto, en seguir cosificando a la mujer desde los medios de comunicación, en no promover iniciativas para que las mujeres ocupen más cargos en posiciones directivas de grandes empresas.....
Eso sí es VIOLENCIA. Violencia contra las mujeres, por ser mujeres y sin que puedan dar su consentimiento o defenderse.

Mi humilde opinión, y por la que tengo que estar dispuesta a luchar.

Un abrazo.
tusumisapreferida.blogspot.com
EntregadayExigente

Alejandro DOM dijo...

"U otro".

Perdona que mi requerimiento no tiene que ver exactamente con la temática del posteo. Perdona también que sea un requerimiento, pero está visto que te expresas con notable fluidez y no parece que te pesara hacerlo, por lo que creo que mi pedido no será una carga demasiado molesta.

En el posteo hablas de juego D/s. Yo tengo mi propia teoría, como todo el mundo, y me gustaría que alguien tan reflexiva como tú me de su punto de vista.

Para el caso que decidas hacerlo te dejo el enlace al posteo con mi teoría.

http://bdsm-para-inexpertos.blogspot.com.ar/2014/01/teoria-las-ds-como-juego-sexual.html


Muchas gracias

Mar dijo...

Hola, tu sumisa preferida, bienvenida a este blog. Feminismo es también defender la sexualidad que más te place, sin tener que rendir cuentas a nadie. Dejarlo cuando ya no te gusta, sin tener que rendir cuentas. De eso se trata: cuando las mujeres dejemos de justificarnos y culpabilizarnos será la hostia.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Mar dijo...

Hola, Alejandro DOM, bienvenido. No se si has leído las entradas etiquetadas con "Antiteoría D/s" en este blog. En muchas de ellas, dejo mi postura sobre vivir la D/s "en serio", sobre la entrega y sobre algunas de esas palabras que quedan muy bonitas en la teoría pero que a la hora de mantener una relación D/s ... a veces pinchan en hueso

Me paso por tu blog y en cuanto pueda te dejo mi opinión. Un saludo y gracias por tu comentario.