sábado, 19 de enero de 2013

Winter wind

Hoy es un día de mirar por la ventana y sentir nostalgia. Yo aún hago esas cosas. Mirar la calle solitaria y cómo el viento arrastra papeles y retuerce los árboles. Cerrar los ojos y escuchar las persianas que golpean en la ventana, cómo silba el viento. Es un día terrible.

Yo aún caigo en nostalgias, intento aguantarme pero con días grises y desapacibles como éste caes en el recuerdo y hasta cometes el error de postearlo -aunque sea un error consciente: ver si soy capaz de escribir algo decente sobre lo que quedó atrás.

Es curioso cómo caigo en el tópico. Un día de sol yo no haría estas cosas. Un día de sol yo estaría, ahora mismo, dando un paseo y pensando que el invierno tiene su encanto. El paseo del pasado sábado, tan sereno, frío como deben ser las tardes de enero, con olor a mar de poniente. Hoy no se puede salir a la calle, llueve a ratos y el viento es demencial. Hoy ando un poco loca yo también, con momentos de malhumor, momentos de actividad frenética, momentos de nostalgia, tonta nostalgia que nunca es bienvenida.

12 comentarios:

James dijo...

La naturaleza tiene su influjo. La marea sube con la Luna, pero eso tiene una explicación física: la ley de la atracción universal, la fuerza de atracción es proporcional al producto de las masas e inversamente proporcional al cuadrado de las distancias, no creo que sea tu caso.

El viento influye, y mucho. En el oeste de Argentina sopla el Zonda. Un ex compañero madrileño decía algo del Siroco cuando alguien se enojaba.

En Suecia hay muchos suicidios, dicen que por la falta de sol.

La gente de países de climas cálidos es más cálida y la de los paises fríos, más retraída.

Vos te ponés nostalgiosa, nada que reprocharte.

Besos

Shurime dijo...

Soy tan rara que me gusta pasear con lluvia, tal vez porque a mi abuela le encantaba y tengo la sensación de hacerlo con ella

Un besito

Juan dijo...

A mi me ocurre tambien, me pone triston, nostalgico, pero sabes que? es bueno recordar momentos unicos vividos, otros no tienen oportunidad de hacerlo y pasan una vida entera esperando vivirlos. Un besazo. (ya esta amainando)

Sara dijo...

Yo no tengo nada que decir porque soy una lunática sin necesidad de soporte climático pero me gustó la entrada y ya es la segunda vez que entro a leerla.
Me parece que lo que escribiste es bonito y melancólico y me gusta. Ya está.

Besitos Mar

yara dijo...

También sientan bien los días de melancólicos, cuando van pasando y el espítitu recobra de nuevo su alegría es como salir de un sitio oscuro a un solar lleno de sol radiante .... me quedo con esa sensación.... me gustó mucho tu post, bueno como siempre...
besos
(el sol llegará en un pis pas...

Mar dijo...

En el sur de España, al borde el Estrecho de Gibraltar, sopla el Levante. Dicen que la gente de aquí, cuando sopla, nos volvemos un poco locas. Pero cierto,en el Sur somo cálidos y amigables.

Un beso, sureño!!!

Mar dijo...

Con lluvia con la abuelita... suena delicioso!!! Pero que no haya viento, ese viento que te vuela el paraguas!!!

Besos.

Mar dijo...

Si que amainó, Juan. Tienes muchísima razón, tener recuerdos es mejor a tener nada.

Besos.

Mar dijo...

Tú lunatica??? Pues eres la lunática más encantadora que he leído.

Muchos besitos.

Mar dijo...

Y lo bonito y agradable que resulta el sol de invierno. Hoy me vine del trabajo por la acera soleada y qué a gusto.

Gracias , yara. Un beso.

Shurime dijo...

Te he dejado en mi blog una curiosidad que tengo....

Un beso cielo

Mar dijo...

Ya lo vi, Shurime, gracias por acordarte de mi.

Besos.